Infecciones vaginales

Las infecciones vaginales son producidas por hongos y son la más extendida de las enfermedades de transmisión sexual. Hay distintos tipos de hongos, pero aquí vamos a referirnos a los más frecuentes: la Cándida Albicans. Podríamos decir que es una enfermedad de mujeres, aunque todos somos portadores de hongos. Pero el varón suele ser un portador asintomático. Es decir, que no siente nada, ni picor, ni molestia alguna. Por eso son las mujeres las que lo padecemos y acudimos a tratarnos.

En realidad, todos somos portadores de hongos, sin por ello estar enfermos. Las cándidas son microorganismos típicamente oportunistas, es decir, que sólo producen reacción y verdadera enfermedad cuando por alguna razón disminuyen nuestras defensas. Los hongos viven preferentemente en nuestras mucosas: boca, ano, vagina y glande del pene.

La transmisión no siempre es por contagio sexual. Puede surgir espontáneamente: debido a una bajada de tus defensas, o como consecuencia de una determinada medicación. Pero también se transmite por contagio sexual. Tanto de hombres a mujeres, como de mujeres a hombres.

Síntomas de las infecciones vaginales

El síntoma más típico de una infección vaginal es el picor. Picor en los labios y entrada de la vagina. Se observa un enrojecimiento de toda la vulva. Acompañado a veces con un flujo abundante, grumoso, lechoso. Si una infección vaginal por hongos no recibe tratamiento, el picor aumenta, hasta hacerse insoportable, convirtiéndose el escozor inicial en una intensa sensación de quemazón. Te pica, te rascas, te pica más y te vuelves a rascar más aún. Resulta inevitable. Ya tienes los bajos como un tomate. El picor, que empieza en la vagina, se extiende a la uretra, a los labios y al ano. Ahora, el picor se convierte en pinchazos especialmente cuando la orina, ácida, pasa sobre la piel inflamada. Si no se trata, se sigue extendiendo a los muslos y al pubis. Los síntomas suelen ser más intensos en los días anteriores a la regla, sintiéndose cierto alivio después de ella. Si tienes una infección vaginal, conviene que durante la regla te cambies frecuentemente de compresas o tampones.

Diagnóstico de las infecciones vaginales

El diagnóstico se confirma mediante la citología. Hay veces que todavía no han aparecido los síntomas, pero ya se detecta en una citología rutinaria. En ambos casos es necesario aplicar un tratamiento que interrumpa el proceso infeccioso.

Tratamiento de las infecciones vaginales

Si una infección vaginal se coge en su fase más temprana, el tratamiento es más sencillo, pero si el proceso está ya avanzado y tienes los bajos fondos que parecen una selva atiborrada de esta cariñosa fauna, quiere eso decir que has esperado demasiado y que el tratamiento va a ser más prolongado.

Si tienes pareja estable, tenéis que trataros ambos, puesto que de lo contrario, volverá transmitirse y a repetirse todo el ciclo. Durante el tratamiento no es necesaria la abstinencia sexual, basta con hacerlo con preservativo.

Hay que remarcar que el tiempo es un factor que juega en contra. Cuanto antes se aborde, más sencillo será el tratamiento y antes se aliviarán tus picores.

C/ Easo, 79-bajo, 2006 - Donostia (Gipuzkoa) | Teléfono 943 444 792
Condiciones de Uso | Mapa web | Webs amigas
Colaboraciones: clínicas para abortar. aborto en espaƱa clínicas para abortar. aborto en mexico d.f.
© 2009 Askabide - Todos los derechos reservados
La reproducción total o parcial de los contenidos de este web sin previa autorización queda terminantemente prohibida.
Desarrollo y Diseño Web, Marketing online y Posicionamiento en Buscadores por: BalneariaIS