Información sobre la eyaculación precoz

Sexología

La eyaculación precoz

Son muchos los hombres que se quejan de no poder controlar su eyaculación. Dicen que eyaculan pronto, antes de lo que ellos desearían. Y eso les produce gran frustración. A ellos y a su pareja.

Sexología

Lo que en realidad les preocupa es el hecho de que ella no llega al orgasmo en el coito. Tienen cientos -miles- de relaciones sexuales, y siempre ocurre lo mismo: se besan, se abrazan, se acarician, se chupetean, se relamen, se excitan, y cuando están excitad@s pasan a la penetración. Entonces él se corre. Pero ella no.

Acuden a consulta porque ella tiene dificultad para llegar al orgasmo a través de la penetración, y porque se sienten fatal, agobiad@s por un sentimiento de culpa que les corroe y que arruina su vida sexual y de pareja. Total, que él tiene su orgasmo, pero ella no. No con la penetración. Al principio piensan que ello se deberá a la falta de experiencia y que con el tiempo lo conseguirán. Pero resulta que el tiempo no cambia las cosas. Y lo intentan una y otra vez. Pero nada. Y en distintas posturas. Y tampoco. Y se van poniendo cada vez más nervios@s. Y empiezan a surgir las tensiones, los mosqueos... entre la pareja.

Sexología

Veamos distintos testimonios que recogen esta situación y esta preocupación:

  • Ibai: "Que tengo eyaculación precoz. Quiero decir... que me corro muy pronto. Nada más penetrar. No aguanto ni un asalto. Y el problema es que como yo no aguanto nada, no le doy tiempo a ella. Y claro, ella no se entera de nada. No se corre. No le doy tiempo. Y le dejo mal, fatal, tirada. No se corre nunca. Bueno..., ya hacemos cosas. Hay veces que le masturbo. Eso ya sé que a ella le gusta mucho, y así sí que se corre. Siempre. Pero eso es como hacerlo a medias. Y yo sé que ella disfrutaría aún mucho más con la penetración. Pero el problema es que yo no aguanto. Y a eso vengo. Porque he oído que hay algunas técnicas o algo, que te hacen aguantar más. Y está claro que si yo aguantase más, pues así a ella le daría más tiempo, y se excitaría más, y se correría, igual que yo, en la penetración. Eso sería lo perfecto. Y como no lo consigo me siento mal. Mal no, fatal! Cada día estoy más preocupado. Porque llevamos así dos años y esto no mejora, y me siento un amante fracasado y que... cualquier día me deja plantado. Y se busca otro que se lo haga mejor que yo... Y es más, lo entendería. Me dejaría roto, destrozado, pero lo entendería. Porque una mujer tiene sus necesidades sexuales. Y si tú no eres capaz de satisfacerle... pues es normal que busque fuera lo que no encuentra en casa. Es lógico".
  • Patxi: "Es un problema mío. Que soy eyaculador precoz. Que me corro muy pronto. Y a ella no le doy tiempo a llegar... Antes de que ella empezara a tomar la píldora, lo hacíamos sin penetración. Juegos y masturbaciones. Y todo salía muy bien, nos quedábamos muy contentos. Ella llega al orgasmo a través de las caricias en el clítoris. Le gusta más con la lengua. Pero yo pienso que debería llegar de otra manera. Con la penetración. Con las caricias se excita. Y con la penetración imagino que tendría que llegar al orgasmo. Pero yo me corro muy pronto. Y entonces lo dejamos. Yo en ese momento me siento hundido. Como dura poco la penetración... Si yo aguantase más, ella sí que llegaría al orgasmo. Voy a la relación sexual ansioso y muy preocupado. Por el cómo acabará. Si me correré enseguida... O cómo se quedará ella. Voy inseguro... Ese es el problema gordo que tengo. Apenas disfruto. Pensando en que me ha salido mal. Me quedo insatisfecho. Porque ella se queda como si nada. Con las ganas. Hace 1 mes que no hemos hecho el amor. Porque creo que no va bien. Yo me corto mucho. Cuando llega el momento, me echo para atrás. Me paro. Igual veo que ella quiere hacer el amor y yo lo dejo. Pienso que me voy a correr pronto y me retraigo un montón. O por miedo a hacerlo mal. A dejarle insatisfecha".
  • Manu: "El problema es la eyaculación precoz. Si lo veo fríamente, para mí no es un problema. Pero para ella sí, porque en el momento en que va a coger la pelota, la pelota se desinfla. Y yo me quedo... destrozado. A veces lo hacemos una 2ª vez, pero si te soy sincero, la 2ª vez ya no disfruto. Sólo lo hago por ella. Ella llega al orgasmo si es que le acaricio el clítoris. Pero a mí me gustaría que ella llegara por la penetración. Me sentiría más partícipe, más a gusto".
  • Julen: "Que no nos compenetramos en absoluto. Yo me corro antes de que ella llegue a sentir nada... No le doy tiempo a... Yo le suelo masturbar antes con la mano. Pero de la otra manera... nunca nos sale bien. Bien yo quiero decir llegar a una compenetración. Es que yo creo que lo ideal sería llegar al orgasmo los dos a la vez, en el mismo minuto, en el mismo segundo. Y si yo me corro antes y le dejo a ella con las ganas... Yo creo que la culpa de todo es mía... Eyaculación precoz se llama, ¿no? últimamente lo hacemos cada vez menos. Porque ya me da miedo, o corte... porque la culpa es mía de que no sale bien... Que te queda mala sensación vamos a decir... Me gustaría que saliera bien. El orgasmo perfecto, los dos a la vez... Eso es lo perfecto. Porque yo pienso que no tengo derecho a disfrutar yo solo. Que tiene que disfrutar ella conmigo... Porque si me voy yo antes que ella, ella no puede llegar al orgasmo con mi penetración...".
  • Joseba: "Intento controlarme, a través del coco, de que tengo que aguantar más. Intento pensar en otras cosas. Me han dicho que piense en cosas, en que voy andando en bici, en un partido de fútbol... o hasta en mi suegra..., pero nada, no lo consigo. Y así ella no llega al orgasmo. Ni yo tampoco gozo así. Gozo mucho más cuando me masturba. Lo demás, eyaculo, pero no gozo. No siento ningún tipo de placer. Porque mi mente piensa que no debería hacerlo. Si yo aguantara más... ella gozaría de esa manera. Con la penetración. Es que hasta ahora no le he conocido ningún orgasmo vaginal. El único orgasmo ha sido el clitórico. Yo de pequeño, de chaval, siempre tenía la idea del amor como la simple penetración. Tú la introducías y habías logrado todo. Habías logrado el joder con una mujer. Yo lo que querría es que con los movimientos del pene ella llegara al orgasmo. Pienso que el gozo sería más grande para ella. Porque así lo he visto en las películas".
  • Haritz: "Yo creo que tengo eyaculación precoz. A mí me gustaría que ella llegase haciendo el acto. Y si pudiera ser... los dos a la vez...".
  • Joxemari: "Que soy eyaculador precoz. Me corro antes que ella, y no le doy tiempo... Lo que suelo hacer es masturbarle antes. Yo le suelo preguntar qué tal se queda y me dice que bien, pero... yo ya sé que no... Otras veces lo que hacemos es repetir otra vez. Así la 2ª aguanto más, pero tampoco llega. Ella dice que tiene el orgasmo clitoidal, y que no llega al otro orgasmo. Y ella se echa la culpa. Pero yo ya sé que no, que la culpa es mía. Ella dice que tarda mucho para el orgasmo vaginal. Y yo le digo que soy yo el que no aguanto... Yo me preocupo porque ella llegue al placer. Yo pienso que no tiene un orgasmo «completo». Como yo me corro pronto... Para mí un orgasmo completo... puede ser... un orgasmo vaginal, ¿no? Ella no ha tenido un orgasmo vaginal en su vida. Y eso es por culpa mía".
  • Mikel: "Que yo soy más rápido que la leche. Y que a ella no le das placer. Y alguna vez que hago para no eyacular, se me baja, y luego no se me endereza. Yo sí me voy, pero ella ni se entera de la fiesta. Ella se corre porque le doy con la mano. Y así sí se corre... Incluso hay días que más de una vez. Pero con lo otro... Y si va a estar con un hombre y no va a disfrutar... Ella disfrutaría si yo aguantara...".
  • Teo: "El problema es que yo eyaculo muy pronto. Y me queda una sensación de fracaso, de impotencia. Porque ella no llega... Te quedas fracasado... Yo me lío a contar ovejitas... como dicen en las revistas. Tratas de pensar en otra cosa. Yo siempre he oído que lo que tienes que hacer es distraerte, pensar en otras cosas. Para así excitarte menos. También he oído que puedes pellizcarte. Pero es que eso ya me parece una pasada. Yo a veces lo que hago es poner la radio. Y nada. Que no hay manera".
  • Xabi: "El problema es que tengo eyaculación precoz. Y últimamente más. Antes aguantaba más, pero ahora... no llego ni a los 5 minutos. Y claro, yo no le doy tiempo a que ella llegue... Así nunca ha llegado. Hemos esperado mucho tiempo. Fuimos al ginecólogo y nos dijo que después de los partos sería mucho más fácil. Pero nada... Y ya últimamente estamos fatal. Lo que hacemos es repetirlo 2 veces. Y tampoco. No, la 2ª vez no me apetece en absoluto. Y se puede decir que no disfruto. Lo hago únicamente por ella, para ver si así... Es que me parece muy egoísta por mi parte el que me quede yo a gusto y decir: ahí te quedes. No me apetece una 2ª vez, pero hay que intentarlo. Porque así yo me sentiría más partícipe, más a gusto que acariciándole el clítoris. Yo me imagino que también ella preferiría por la penetración, aunque ella me dice que por el estímulo del clítoris es mucho más fácil que por la penetración. Pero a mí me parece que sería más natural. Y así llegar los dos a la vez. Eso de tener que «recurrir» a los dedos... Yo lo que quiero es que ella me sienta dentro. Yo he leído que lo que tienes que llegar es al disfrute de las dos personas en el momento óptimo. Yo me quedo muy mal, muy frustrado. Me quedo endeudado. Porque pienso que no he cumplido. Y que le debo algo. Y últimamente, viendo que ya ha pasado tanto tiempo y que no... se me ha puesto una sensación de fracaso, de impotencia... Me pongo nervioso y de mala leche".
  • José Luis: "Que eyaculo demasiado pronto. Hago paradas, estoy 2-3 minutos, me paro, luego volvemos a seguir. Pero ella no llega. Y yo siento una gran frustración. Intento controlarme tanto, tanto, que cuando eyaculo el placer es prácticamente nulo. A ella le gusta más que se lo haga con la lengua. También con la mano. Se queda muy bien, muy relajada. Pero es que yo pienso... A veces tengo la sensación de estar haciendo un apaño... Claro, si yo no puedo llegar a darle un orgasmo con mi penetración..., pues entonces... La idea de venir aquí ha sido mía. Mi problema es no satisfacerle a la otra persona. Ella me dice que se queda bien, que tiene su orgasmo y que disfruta mucho. La verdad es que se queda muy relajada, muy tranquila, se queda pegadita a mí, como medio dormida. Lo que pasa es que yo pienso que de la otra manera se quedaría mejor... A mí, me gustaría que ella llegara al orgasmo haciendo el amor, de una manera normal. Quiero decir, que ella tenga su orgasmo cuando yo tengo mi eyaculación. Evidentemente tengo un sentimiento de culpabilidad hacia mí mismo. Me siento muy mal. Porque no puedo llegar a hacerlo «bien». Para mí es muy frustrante el no poder tener una relación normal, lo que yo pienso que es normal...".
  • Edu: "Que tengo eyaculación precoz. Siempre ha sido igual. Desde el principio. Y yo no voy seguro a las relaciones sexuales. Imagínate que es tu trabajo diario; pues yo no voy seguro de que voy a hacer bien mi trabajo. En el banco voy seguro, porque conozco mi trabajo y sé que lo voy a desarrollar bien. Yo siempre estoy pendiente de que ella alcance el orgasmo en el coito. Yo ya me corro y no me tengo que preocupar de mí. Y entonces lo que hago es preocuparme de ella. Me gusta que mi mujer disfrute. Y lo que más me preocupa de eyacular pronto es que ella se queda insatisfecha. Yo, como me corro pronto, lo que tengo que conseguir es que ella se excite en el menor tiempo posible, para que así ella esté ya prácticamente a punto. Pero lo gordo es que ni siquiera así funciona. Hagamos lo que hagamos, yo me corro haciéndolo, y ella no. Y... la verdad, esto ya es una mierda".

Lo que acabamos de ver no es sino un pequeño botón de muestra, un extracto, apenas un breve resumen de las preocupaciones que diariamente se escuchan en la consulta de Sexología.

Hemos recogido estas historias porque aportan cada una pequeños matices diferenciadores, que nos permiten tener una visión de conjunto. De ellas se desprende que la mayor preocupación es el hecho de que ella no llega al orgasmo durante el coito. Un sentimiento de minusvalía, de no dar la talla, de frustración. Y también el miedo al abandono, el temor a que ella termine hartándose de esa situación y se vaya con otro. Y es que los varones hemos vendido la imagen de ser el fuerte de la pareja, su soporte, el que lleva la iniciativa, el que da seguridad. Pero esto es fachada. El varón se siente débil, frágil, temeroso. Y más en un mundo tan competitivo, en el que otro macho más avispado, más experto, más «dotado», podría «robarle» su «pieza».

Sexología

El resultado es, que cada vez lo hacen menos, con menos placer y con más miedo. Miedo a fallar, miedo a no hacerlo bien, miedo a no satisfacer a su pareja. Siempre con miedo. Y con la autoestima por los suelos.

Sexología

Si tienes problemas de Eyaculación precoz, puedes ponerte en contacto con nosotros o acercarte a la Clínica Askabide, para pedir cita y ayudarte lo antes posible. Llevamos más de 30 años ayudando a nuestros pacientes.

Información sobre la eyaculación precoz
Clínica Askabide
Guipúzcoa España
Tratamiento eyaculación precoz
© 2014 ASKABIDE.COM - Todos los derechos reservados | Desarrollo, diseño y SEO por: