Información sobre las Enfermedades de transmisión sexual

Enfermedades de transmisión sexual

Como su nombre indica, se trata de enfermedades infecciosas que nos contagiamos a través del contacto sexual.

Para prevenir cualquier enfermedad de transmisión sexual -así como embarazos no deseados-, la medida más eficaz es la utilización del preservativo. Y desde el comienzo de la relación sexual.

enfermedades de transmision sexual

En la edad media, epidemias como la sífilis o la gonorrea hicieron auténticos estragos, acarreando la muerte de cientos de miles de personas. A todo lo cual hay que añadir una nueva plaga: el SIDA, una enfermedad de transmisión sexual que ha causado miles de muertes desde finales del siglo XX.

Actualmente existe una enfermedad en el mundo que todos relacionan con el sexo y que ha logrado desplazar de la atención de hombres y mujeres a las enfermedades que tradicionalmente se asociaban con las relaciones sexuales. Nos referimos al SIDA o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, la epidemia que viene azotando a la humanidad desde hace más de veinte años. La preocupación por el SIDA ha dejado de lado la difusión de información acerca de esas otras enfermedades que hasta hace algunos años se conocían con el término de "enfermedades venéreas". Entre estas enfermedades, se destacan principalmente las siguientes: gonorrea, sífilis, uretritis, tricomoniasis, herpes genital, ladillas, verrugas genitales y diversos tipos de irritación causadas por ácaros.

Hoy en día, buena parte de ellas han quedado ya casi erradicadas en el mundo occidental. No obstante, aún siguen existiendo enfermedades de transmisión sexual que nos crean ciertas molestias, picores, quemazones y otros engorros más graves.

Actualmente se conocen 30 tipos de ETSs, de las cuales 26 atacan principalmente a las mujeres y 4 a ambos sexos.

Esta transmisión es bidireccional, es decir que el contagio es reciproco, en todas formas de contacto sexual. Los indicios o síntomas del contagio pueden ser diferentes en varones y mujeres:

Las mujeres pueden tener flujo amarillento o verdoso, quizás con mal olor o dolor en la vulva, necesidad de orinar con más frecuencia y dolor o ardor al hacerlo, dolor durante el coito. También puede ocurrir que la mujer no tenga ningún síntoma de la infección.

Los hombres pueden tener dolor en el pene, secreción amarillenta o verdosa que mancha su ropa interior por el pene, ardor al orinar, bultos en la ingle. También es frecuente que no presenten ningún síntoma de la infección, por lo que si a uno de los miembros de la pareja le diagnosticaron una ETS, ambos deben cumplir con el tratamiento que indique la/el medic@.

Tanto varón como mujer pueden tener úlceras en los genitales, verrugas, ampollas, ganglios inflamados, lesiones tipo "ronchas" pequeñas en cualquier zona del cuerpo, especialmente en las palmas de las y las plantas de los pies.

Gonorrea

Es una de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETSs) más extendida. Hoy en día está mucho más extendida que la sífilis. Se calcula que cada año se infectan de gonorrea unos 400 millones de personas.

Se trata de un microorganismo -gonococo- que se contagia por contacto sexual y que no es capaz de vivir fuera del ser humano. Se produce cuando las bacterias invaden los tejidos del aparato reproductor y excretor, produciendo inflamación y micción dolorosa. Finalmente, invaden la sangre y pueden ocasionar una infección generalizada.

Clamidia

Se trata de la ETS más extendida entre las mujeres es la uretritis no específica, más conocida como clamidia.

Se trata de un microorganismo cuyo tamaño se encuentra a medio camino entre una bacteria y un virus. Al igual que los virus, la clamidia es un parásito que únicamente puede reproducirse dentro de las células de un anfitrión viviente.

Candidiasis

La candidiasis vulvovaginal es la segunda causa más común de infección vaginal. Afecta principalmente a mujeres entre 20 y 40 años.

La vulvovaginitis por candidiasis la ocasiona el crecimiento excesivo de un hongo que normalmente está presente en la flora vaginal. Se trata de la levadura Candida Albicans (80-90%), aunque también hay otras levaduras, como la Candida Glabrata y la Candida Tropicalis. Es un hongo que se desarrolla en los tejidos musculosos de la vagina y algunas veces en el pene. En la mujer se produce un intenso picor y una secreción vaginal blanquecina.

Tricomoniasis

La Tricomoniasis es una enfermedad de transmisión provocada por un parásito, un protozoo flagelado que se llama “Trichomona vaginalis”, que causa infecciones en la vagina de la mujer e infecciones en la uretra del hombre. La Tricomoniasis es transmitida a través de la relación sexual –vaginal, anal u oral- con una pareja ya infectada, las mujeres contraen la enfermedad tanto de otros hombres como de otras mujeres, sin embargo en el caso de los hombres no es lo mismo, ya que sólo pueden contraer la enfermedad a través de relaciones sexuales con mujeres infectadas. Esto es así porque la enfermedad no puede sobrevivir ni en el recto ni en la boca, por lo tanto sólo se transmite a través del contacto vulva-vulva, o pene-vagina.

Las mujeres embarazadas que están infectadas con la Tricomoniasis tienen embarazos de riesgo, y pueden dar a luz a bebés con poco peso o bebés prematuros.

En el caso de las mujeres, los síntomas de la infección aparecen en forma de: Flujo vaginal espumoso y con olor muy fuerte. Un flujo vaginal fuera de lo normal, abundante, de color verde claro o gris, con burbujas y mal olor. Picor, ardor y enrojecimiento de la vulva y de la vagina. Ganas de orinar muy frecuentes. Quemazón y dolor al orinar. Dolor al mantener relaciones sexuales vaginales. Picor en muslos internos y en los labios.

Herpes genital

Otra ETS frecuente entre las mujeres el herpes genital. Los síntomas empiezan a sentirse a la semana de haber tenido el contacto sexual causante de la infección. El hombre siente un fuerte escozor en el pene o en el ano, apareciendo llagas y ampollas. La mujer siente picor y escozor en los labios y entrada de la vagina. A veces, a estos síntomas localizados se les unen otros síntomas similares a los de la gripe, tales como fiebre, dolor de cabeza y dolor de espalda.

El picor te lleva a rascarte. Pronto se enrojece la zona y empiezan a aparecer las primeras llagas, las cuales dan paso a rojas úlceras.

Condilomas

Se trata de una de esas cariñosas enfermedades de transmisión sexual que nos podemos pegar un@s a otr@s. Se trata de un virus -el papilomavirus humano- que se manifiesta a través de pequeñas verrugas que salen en los labios, en el interior de la vagina, en el glande del pene, en el ano o en las ingles. Aparecen unos 3 meses después del contacto sexual.

Siempre son por transmisión sexual. Siempre -salvo en el contagio materno-fetal-, ya que los microorganismos que las producen mueren con rapidez si se los separa del cuerpo humano. No producen picores ni ningún otro síntoma. Si se cogen a tiempo, la solución es sencilla y el pronóstico bueno. Si no, la cosa se puede poner bastante seria. Como bastante.

El varón no se percata de ello hasta que ya lo ve. Las mujeres tenemos la enorme ventaja de que muchísimo antes incluso de que pueda llegar a verse, se detecta su presencia a través de las revisiones ginecológicas, concretamente a través de la citología. Por tanto, dos consejos: practica sexo seguro: usa el condón. Y hazte revisiones ginecológicas periódicas.

Sífilis

La sífilis se contagia principalmente por medio de relaciones sexuales vaginales, orales o anales con personas infectadas. Es una Enfermedad de Transmisión Sexual causada por una bacteria llamada espiroqueta. Este microorganismo es una bacteria móvil espiroforme (con forma de hilo en espiral). Su diámetro es de 0,1 a 0,2 micrómetros y su longitud entre 5 y 15 micrómetros. Puestas una detrás de otra, entre 70 y 200 espiroquetas medirían alrededor de un milímetro.

La persona que tiene sífilis tiene más riesgo de contraer otras enfermedades sexuales y, además, si no se trata a tiempo puede producir hasta la muerte.

Las úlceras genitales (chancros) producidos por la sífilis hacen que sea más fácil trasmitir y contraer la infección por VIH por vía sexual. Se calcula que el riesgo de contraer la infección por VIH es de 2 a 5 veces más alto cuando está presente la sífilis.

Virus del Papiloma Humano (VPH)

El VPH es una numerosa familia de virus que afectan a la piel, causando por lo general un crecimiento irregular de células o verrugas. Encontramos diferentes tipos de Virus del Papiloma Humano. Más de 60. Algunos se asocian con condilomas (verrugas genitales), y otros con verrugas comunes en otros lugares de la piel. También encontramos que algunos tipos causan cáncer de cuello de útero y vulvar.

El virus genital VPH solamente se transmite mediante contacto de piel con piel durante la relación sexual, de forma que la piel infectada de una persona roza la piel de otra persona y así le transmite el virus. Casi todas las infecciones son adquiridas durante el contacto sexual vaginal o anal, aunque a veces puede transmitirse por contacto oral-genital.

De los tipos que se transmiten por vía sexual, algunos causan cáncer y cambios pre-cancerosos en el cuello del útero, ano o la piel del pene o genitales de la mujer. En el caso de las mujeres, cuando se han infectado con el Virus del Papiloma Humano les aparecen en el cuello del útero o de la vagina verrugas planas difíciles de apreciar a simple vista. En este caso el virus puede ocasionar el cáncer de cuello de útero. Una prueba de citología -Papanicolao- puede determinar si una mujer presenta cambios pre-cancerosos causados por el virus VPH. Y se recomienda hacerse la prueba de VPH.

SIDA

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es la ETS más reciente y de más graves consecuencias. No obstante, hay que distinguir entre ser portador/a del virus -seropositiv@- y haber contraído la enfermedad.

El virus causante es el VIH. Se trasmite -sobre todo- a través del contacto sexual y del uso compartido de agujas infectadas.

Si las Enfermedades de Transmisión Sexual se cogen a tiempo tienen soluciones sencillas (siempre depende de la enfermedad), pero si dejamos pasar el tiempo, nos pueden causar problemas más serios.

Diez mitos de las Enfermedades de Transmisión Sexual

Los mitos que rodean las ETSs están fundados en la desinformación. Las enfermedades de transmisión sexual (ETSs) pueden ser notorias o no. Puede ser que no te des cuenta que tienes una hasta que se te manifieste con alguna complicación médica (ya sea en meses y en algunos caso años). Es muy importante que cuentes con la información precisa para que puedas protegerte del contagio.

Estos son los mitos más comunes:

¿Si mi compañero o yo sexual tuviéramos una ETS se nos notaría?

Muchas de estas enfermedades no dan signos. La clamidia, la gonorrea, el herpes genital, la hepatitis B y el VIH/SIDA son sólo algunos de los ejemplos de enfermedades que no muestran síntomas al inicio de la infección. En el caso de las mujeres muchas veces los síntomas son confundidos por infecciones vaginales o del tracto urinario. Inclusive, a algunas personas con VIH/SIDA los síntomas pueden tardar hasta 10 años en manifestarse.

La primera vez no me puedo contagiar

Mientras tengas relaciones sexuales (vaginal, oral o anal) con otra persona que tenga una ETS, corres el peligro de contagiarte. Lo mismo sucede con el embarazo. Con un solo encuentro sexual de tipo vaginal te puedes embarazar, no importa qué número de vez sea.

No te puedes contagiar si practicas sexo oral o anal

El sexo oral y anal puede llevar al contagio de una ETS. De la misma forma que al practicar sexo vaginal, si en el acto sucede alguna rasgadura -que en la mayoría de los casos no te das ni cuenta), tu cuerpo se encuentra en la posición más vulnerable de contagio. Respecto al sexo oral, si al lavarte los dientes alguna vez has sangrado, ese tipo de heridas abiertas son las que representan "la entrada" a la infección.

Con el sexo anal sucede de manera similar, puedes tener heridas provocadas por el mismo sexo. De hecho, los hombres homosexuales pertenecen a uno de los grupos de mayor alto riesgo.

No puedo contagiarme por contacto de piel

Eso sólo es cierto para algunas ETSs. La sífilis y el herpes son del tipo de enfermedades que se transmiten por contacto de piel a piel, incluso cuando no haya erupciones o brotes visibles.

Al practicar sexo en una piscina o un jacuzzi, el cloro mata la infección

El cloro no mata los parásitos, bacterias o virus que provocan las ETSs. Si así fuera, serían parte de los tratamientos y el mundo, en general, no estaría tan preocupado por éstas. Por otro lado, aunque el cloro y los químicos con los que se tratan las albercas no pueden matar las los microorganismos que causan las ETSs, tampoco pueden ser transmitidos sin contacto sexual o haber sido expuesto a instrumentos médicos, como agujas, que estén contaminados.

¿Me puedo contagiar usando un baño público?

Esto de seguro lo habrás escuchado muchas veces desde niñ@ y no sólo sobre las ETSs. La verdad es que los asientos de los baños no proveen el ambiente propicio para que sobrevivan los organismos que contagian las ETSs. No te puedes contagiar sentándote en un baño público.

Hay cura para el VIH/SIDA

Por una parte, aún no existe una vacuna para el VIH/ SIDA y por otra, tampoco existe, hasta el momento, cura. Este mito ha tomado fuerza en los últimos años gracias a que la medicina ha avanzado lo suficiente como para mejorar la calidad y alargar la vida de las personas con esta enfermedad.

Si ya he tenido una ETS, ya no puedo volver a tenerla

Las ETSs son reincidentes. No son como las paperas o el sarampión que en la mayoría de los casos sólo se pasan una vez en la vida. Al contrario, si ya has tenido una ETS alguna vez, tu riesgo de contagio es aún mayor.

Con que me traten mis síntomas es suficiente

Pues no. Si únicamente se trata al portador/a de los síntomas (pero no al otro), volverá a producirse el contagio y la infección. Es imprescindible tratar a las 2 personas. Y no retomar las relaciones sexuales hasta que amb@s estén curad@s.

Cuando necesite una prueba de ETS mi ginecóloga me lo hará saber

Aunque algunas ginecólogas incluyen dentro de su práctica una prueba de detección de ETSs , no todas lo hacen. En muchos casos, las ginecólogas esperan a que la paciente muestre algún tipo de inquietud. Está en tu mano pedir las pruebas.

Consulta las ETSs de nuestra Web

Cada Enfermedad de Transmisión Sexual tiene sus características propias, sus síntomas, su evolución y su formato de tratamiento. Si estás preocupada porque te parece que tus síntomas pueden deberse a una Enfermedad de Transmisión Sexual, consulta las diferentes ETSs que te describimos pormenorizadamente en este apartado.

enfermedades de transmision sexual

Si crees que puedes tener una enfermedad de transmisión sexual puedes ponerte en contacto con nosotros o acercarte a la Clínica Askabide, para pedir cita y ayudarte lo antes posible. Llevamos más de 30 años ayudando a nuestros pacientes.

Información sobre las enfermedades de transmisión sexual
Clínica Askabide
Guipúzcoa España
Enfermedad de transmisión sexual, Infección de transmisión sexual
© 2014 ASKABIDE.COM - Todos los derechos reservados | Desarrollo, diseño y SEO por: