Más información sobre el Peeling Químico

Peeling Químico

El término peeling del diccionario anglosajón, se puede traducir al castellano como “pelamiento”, el cual en términos médicos significa exfoliación, es decir el procedimiento por el cual se provoca la pérdida racional y controlada de una o varias capas de la piel.

Para provocar dicho efecto se pueden utilizar sustancias químicas ya sea en forma de soluciones o pastas; de tipo mecánico usando por ejemplo cristales de diamante, sílice o hidróxido de aluminio (microdermoabrasión); o de tipo calórico con el uso de láseres ablativos.

Los peelings químicos pueden generar un cambio a distinta profundidad en la piel, y de acuerdo a esto, se dividen así:

  1. Muy superficial (abarca solo estrato córneo).
  2. Superficial (hasta capa basal).
  3. Medio y sus variantes (dermis papilar).
  4. Profundo y sus variantes (dermis reticular).

Esta clasificación con fines prácticos nos orienta a escoger el agente químico más adecuado para el tipo de lesión que se intenta tratar; haciendo énfasis que esto no es absoluto y que cada agente químico, en función a los diversos factores (tipo de piel, técnica de aplicación, capas de aplicación del agente químico, preparación previa de la piel, etc.), puede comportarse de diferente manera, es decir puede comportarse ya sea como superficial, medio o profundo.

En cuanto al peeling profundo, con fenol, éste al ser una sustancia que puede dar problemas a nivel cardiovascular y en los riñones, es necesario realizarlo en quirófano y bajo monitoreo y cuidados especiales; sin embargo con los láseres de última generación se ha superado éste problema; de allí que en la práctica privada no solemos usar este tipo de químico (fenol).

¿Como actúan los diferentes de sustancias utilizadas en el peeling?

Los químicos utilizados en los peeling químico actúan a través de tres mecanismos:

  • Estimulación del crecimiento epidérmico mediante remoción de la capa córnea de la piel; engrosamiento dérmico por descamaciones leves a nivel de la dermis papilar.
  • Por destrucción de capas específicas de la piel lesionada de acuerdo a la profundidad de la lesión, favoreciendo el reemplazo con tejido normal.
  • Mediante activación de mediadores de la inflamación, induciendo la producción de colágeno y sustancia fundamental de la dermis.

¿En qué casos se indica tratamientos con sustancias químicas?

  • Fotoenvejecimiento cutáneo
  • Arrugas finas, leves a moderadas.
  • Lesiones epidérmicas (queratosis seborreicas, actínicas y liquenoides).
  • Discromías (lesiones pigmentarias).
  • Efélides
  • Lentigos
  • Melasma epidérmicos y dérmicos
  • Pigmentaciones post inflamatoria
  • Cicatrices superficiales: Post trauma, post cirugía y post acne
  • Coadyuvante de tratamiento de acné vulgar y rosácea
  • Coadyuvante de otros procedimientos quirúrgicos cosméticos.

Que no puede hacer el peeling químico

  • No pueden modificar el diámetro de los poros de la piel.
  • No mejoran la flacidez de la piel.
  • No mejoran el aspecto de las cicatrices profundas.
  • Algunas veces los peeling químicos agravan la hiperpigmentación de los pacientes con fototipos III-IV.
  • Los peeling químicos no pueden solucionar vasos sanguíneos tipo telangiectasias (arañas vasculares).

Selección de los pacientes

Antes de realizar estos procedimientos con sustancias químicas, es importante seleccionar adecuadamente el tratamiento a seguir, de acuerdo a lo que se quiere conseguir, en función al fototipo de piel del paciente; determinar que agente producirá el resultado deseado con la menor morbilidad posible. Conocido es que los fototipos I a III son los ideales para todos los tipos de peeling; sin embargo otros fototipos, presentan mayor riesgo de desarrollar discromías.

La historia clínica del paciente es de vital importancia para determinar lo más adecuado para el paciente, de allí que se debe preguntar por la ingesta de fármacos fotosensibilizantes, episodios previos de herpes zoster, exposición previa al sol y por supuesto indagar sobre tabaquismo.

Consideraciones previas a la realización del peeling químico

  • Verificar la procedencia y calidad del agente químico y la certificación respectiva, respecto a la concentración y pH.
  • Preguntar por depilación previa en la cara
  • Cirugías recientes en la cara o el cuello
  • Preguntar por el uso de tretinoina sistémica en los últimos meses.
  • Tratamientos previos de rejuvenecimiento.
  • Antecedentes de herpes simple

¿Es necesario anestesiar la zona para el peeling químico?

Habitualmente no hay necesidad de anestesiar cuando se va a realizar peelings químicos superficiales o medios. La sensación de ardor o quemazón es breve y transitoria; los anestésicos tópicos pueden aumentar la profundidad de una descamación con ácido tricloracético al producir vasoconstricción, concentrando más el ácido, aumentando el riesgo de complicaciones.

Recomendaciones después del peeling químico

Cada profesional médico tiene su esquema personal para el tratamiento de la piel lesionada después de cada aplicación del agente químico. Sin embargo, el concepto es que cualquiera que sea el protocolo realizado, la idea es crear un ambiente adecuado para la cicatrización. El hecho de humedecer correctamente la piel evita y previene la formación de fisuras recurrentes a la descamación, con irritación, prurito o infecciones asociadas. Nosotros somos de la idea de utilizar un emoliente simple como la vaselina y según el grado de inflamación aplicar un esteroide tópico de baja potencia.

Luego del tratamiento se recomienda evitar la exposición solar durante 6 semanas y la necesidad de aplicar fotoprotección, así como también otras sustancias para generar un mejor mantenimiento.

¿Se ha de realizar nueva sesión de peeling?

El intervalo de tiempo entre los peelings en un mismo paciente está de acuerdo con el grado de profundidad.  La respuesta depende de la profundidad del peeling así como de la reepitelización.  En el caso de realizar un nuevo peeling sin que la piel este totalmente recuperada, el riesgo de complicaciones será mayor.

La frecuencia de los peelings varía de acuerdo con la intensidad de la profundidad de los peelings anteriores. De allí que recomendamos:

  • Peeling muy superficiales (estrato córneo de la piel), hasta una vez por semana.
  • Peeling superficial (intradérmico), se puede repetir cada 2-6 semanas.
  • Peeling de mediana profundidad (dermis papilar), puede repetirse cada 3 a 6 meses.

Si quieres acudir a una consulta con nuestro médico especialista en tratamientos faciales para informarte el peeling químico, puedes ponerte en contacto con nosotros o acercarte a la Clínica Askabide, para pedir cita y ayudarte lo antes posible. Llevamos más de 30 años ayudando a nuestros pacientes.

Más información sobre el Peeling Químico
Clínica Askabide
Guipúzcoa España
© 2014 ASKABIDE.COM - Todos los derechos reservados | Desarrollo, diseño y SEO por: