La vida sexual después de la menopausia

Con la menopausia, dejamos ya de reproducirnos, pero las mujeres seguimos disfrutando de la actividad sexual, sólo que ahora ya sin el miedo a un posible embarazo no deseado.

Es más: es importante y altamente beneficioso para nuestra salud física y sexual el seguir manteniendo una vida sexual estable y placentera.

Nuestros ovarios fabrican ahora una menor cantidad de estrógenos para evitar la ovulación y la regla, pero siguen fabricando la testosterona y los estrógenos necesarios para mantener activo el deseo sexual, sólo que en unos niveles en los que deja de preparar el útero cada mes con vistas a un posible embarazo. Contrariamente a lo que a veces se dice en la calle, el ovario de la mujer menopáusica no es un órgano «muerto», sino que adecua sus funciones a esta nueva etapa. De hecho, el nivel de estrógenos disminuye, pero el nivel de testosterona (la hormona más directamente relacionada con el deseo sexual-) se mantiene inalterable.

En algunas mujeres, los cambios hormonales propios de la menopausia hacen que la lubricación de la excitación sexual sea menor. Esto suele corregirse sencillamente utilizando cremas lubricantes. En lugar de interrumpir la actividad sexual, precisamente lo más conveniente es continuarla, ya que las relaciones sexuales y la masturbación estimulan generosamente el riego sanguíneo del área vaginal, aumentando la lubricación. Asimismo, las contracciones durante el orgasmo de los músculos que rodean la entrada de la vagina son enormemente beneficiosas para la vagina (y para la salud en general).

Hay algunas mujeres que a partir de la menopausia suprimen (lamentablemente) sus relaciones sexuales. Este es un hecho conocido, si bien no guarda relación ninguna con los cambios hormonales, sino que tiene que ver con el tipo de relación emocional y sexual que venían manteniendo con su pareja. Así, esto ocurre en los casos en que o bien la relación afectiva era mala o sus relaciones sexuales no eran en absoluto satisfactorias y venían respondiendo exclusivamente a un modelo sexual masculino, a los gustos de su pareja.

Sin embargo, en aquellas parejas en que la relación afectivo-emocional es buena, se quieren, y su vida sexual es satisfactoria para ambos, se observa que de ningún modo interrumpen sus relaciones sexuales.

Y aún otro dato: se constata que el 35 % de las mujeres de más de 70 años siguen masturbándose. Luego si no tienen relaciones sexuales, no es por razones hormonales, sino consecuencia de una mala relación afectivo-emocional. De hecho, las que tienen una vida afectiva y sexual saludable, continúan teniendo una vida sexual activa y placentera.

C/ Easo, 79-bajo, 2006 - Donostia (Gipuzkoa) | Teléfono 943 444 792
Condiciones de Uso | Mapa web | Webs amigas
Colaboraciones: clínicas para abortar. aborto en espaƱa clínicas para abortar. aborto en mexico d.f.
© 2009 Askabide - Todos los derechos reservados
La reproducción total o parcial de los contenidos de este web sin previa autorización queda terminantemente prohibida.
Desarrollo y Diseño Web, Marketing online y Posicionamiento en Buscadores por: BalneariaIS