Información de consejos para el parto

obstetricia

El proceso de parto es un momento que causa mucho miedo y ansiedad a gran cantidad de madres, sobre todo a aquéllas que son primerizas. No obstante, hay ciertas maneras de hacer mucho más llevadero y gratificante este proceso mediante la puesta en práctica de una serie de consejos y/o recomendaciones que ofrecemos a continuación.

¿La pareja/acompañante puede estar en el parto?

Los especialistas aseguran que la presencia de un acompañante en el parto es muy buena tanto para la madre como para el bebé. Por un lado, la madre se siente mucho más respaldada y apoyada con la presencia de su pareja dentro de la sala de partos, sobre todo en la etapa en la que las contracciones se hacen cada vez más frecuentes e intensas, así como también al momento de pujar y dar a luz al bebé. No obstante, la presencia de la pareja en la sala de partos no sólo se limita al parto natural, sino también a la cesárea. En ambos casos, tener a la pareja dentro de la sala de partos resultará muy beneficioso.

Asimismo, los expertos en el tema aseguran que la presencia de la pareja en el momento del parto hace que se afiancen los vínculos afectivos de la pareja y su hijo, lo que no ocurre con tanta intensidad con aquellos que no están presentes en la sala de partos. De hecho, se ha demostrado que las parejas que miran a sus hijos nacer y participan en el proceso del parto son mucho más activos en cuanto a la crianza de sus hijos.

¿Qué hacer antes del parto?

A continuación, ofrecemos ciertas recomendaciones que le servirán de mucha ayuda al momento del parto:

  • Una vez que sienta que los síntomas del parto han comenzado, es decir, la expulsión del tapón mucoso y las contracciones; dese una ducha tibia relajante y, posteriormente, quédese tranquila en su casa.
  • De haber tomado clases para el manejo de la respiración y técnicas de relajación, póngalas en práctica desde el momento que empiece a sentir que han iniciado los síntomas del parto.
  • Evite comer alimentos sólidos o muy pesados. En lugar de ello, tómese una sopa caliente o coma una fruta.
  • Hable con su pareja e indíquele que el parto ya ha iniciado, de tal manera que pueda colocar todo lo que necesita y ponerse en marcha a la clínica. Tenga en cuenta que es muy beneficioso para este momento el tener todas las cosas necesarias en un bolso acomodado de tal manera que, una vez que inicie el proceso de parto, sea mucho más rápido la salida de casa hacia el hospital.
  • Procure no desesperarse, en lugar de ello, practique los ejercicios de respiración y relajación aprendidos durante el embarazo.
  • Pídele a su pareja que coloque un pañito con agua fría sobre su frente para refrescarle la cara.
  • Procure caminar un poco cada vez que tenga la oportunidad para acelerar las contracciones.
  • El primer indicador para ir a la clínica es sentir las contracciones. Inicialmente, pueden ser irregulares, es decir, cada hora o 30 minutos, pueden ser cortas o largas, intensas o leves, incluso, tienden a disminuir o detenerse si usted cambia de posición. Con el tiempo, las contracciones se tornarán intensas y frecuentes, durarán de 30 a 70 segundos. En medio del dolor, intente concentrarse y tomar los tiempos de las contracciones porque seguramente le pedirán el dato una vez ingrese al centro médico.
  • Si este es su primer hijo, es probable que tarde un poco más de tiempo en el trabajo de parto. Si, por el contrario, espera su segundo o tercer bebé, la dilatación será más rápida y este nacerá en poco tiempo.Son motivos de urgencia que la mujer sienta una fuerte presión en la pelvis, exista sangrado o secreción abundante de la vagina, percibe grandes cambios en los movimientos del bebé o rompa fuente.
  • A veces esxiste el miedo de no darse cuenta de la rotura de la bolsa del líquido amniótico. La cantidad almacenada es de un litro aproximadamente y se acumula en especial en el último trimestre del embarazo”.Muchas mujeres confunden la ruptura de fuente con tener ganas de ir al baño, pero es importante que aprendan a distinguirlo. Incluso, algunas de ellas pueden romper fuente y luego sentir las contracciones o, por el contrario, romper fuente y no sentir contracciones. Depende de cada persona.
  • En cualquiera de los casos, la gestante debe acudir de manera inmediata a una clínica, ya que cuando se rompe el saco amniótico, el bebé queda sin protección y existe mayor riesgo de infección.En este momento es probable que la mujer empiece a sentirse un poco más asustada, nerviosa y ansiosa. Así que llegó el momento de poner en práctica todos los conocimientos que se transmitieron durante el curso psicoprofiláctico y las charlas preconcepcionales, acerca de enfrentar los temores y asumir con valentía esta nueva etapa.

Parto no intervenido

(parto sin medicalizar no intervenido)

Trabajo de parto que por reunir las características descritas en la definición de parto normal, es asistido sin la utilización de procedimientos terapéuticos que alteren la fisiología del mismo. En la asistencia al parto no intervenido es igualmente fundamental la labor de vigilancia del estado materno-fetal así como la asistencia psicológica a la parturienta y a su familia, por parte del personal asistencial (matrona y auxiliar de enfermería).

Objetivos

  • Favorecer el proceso del parto con el mínimo intervencionismo necesario para garantizar la seguridad materna y fetal, sin renunciar a las posibilidades de control y rapidez de actuación que se ofrecen en la atención hospitalaria del parto. La atención al parto se debe realizar bajo el concepto general de que el nacimiento es un proceso fisiológico, en el que sólo se debe intervenir para corregir desviaciones de la normalidad.
  • Ofrecer cuidados individualizados basados en las necesidades de la mujer, respetando sus decisiones, siempre que no comprometan la seguridad y el bienestar de la madre y del feto/recién nacido o conlleven una disminución inaceptable de las medidas de asepsia.
  • Favorecer un clima de confianza, seguridad e intimidad, respetando la privacidad, dignidad y confidencialidad de las mujeres.
  • Considerar el parto como un acontecimiento singular y único en el devenir de una mujer y en la relación de una pareja
  • Que la gestante se sienta protagonista y responsable del parto y de la toma de decisionesen el mismo.

Necesidades

  • Habilitación de espacios adecuados para la atención del proceso de parto. Las salas de dilatación deberían ser individuales, de tal forma que permitan a la parturienta estar acompañada por su pareja o persona de elección y mantener la intimidad del momento.
  • Disponer de medios adecuados para ofrecer una atención individualizada durante el parto.
  • Asegurar, durante todo el proceso del parto, tanto el bienestar de la madre, como del feto y del recién nacido.
  • Disponibilidad en un área próxima, de un espacio que permita la atención en caso de complicaciones (quirófano o paritorio en el que se pueda realizar una intervención quirúrgica).

Condiciones

  • Documento informativo. Es muy importante que la gestante entienda y acepte la oferta que le ofrece el centro elegido para el parto. Por este motivo es esencial que el equipo obstétrico informe y explique, en un lenguaje comprensible, los procedimientos que se realizan durante el parto. Para algunas intervenciones específicas, puede ser necesario además obtener un consentimiento firmado por la gestante.
  • En cualquier momento, si se presenta alguna desviación de la normalidad, el equipo que atiende el parto podrá, tras informar a la gestante, aplicar el tratamiento que considere necesario.
  • La responsabilidad y la toma de decisiones asistenciales a partir del ingreso, corresponden única y exclusivamente a los profesionales del centro donde se atiende el parto. Ningún otro profesional, aunque haya intervenido en la atención de la embarazada, tendrácapacidad de decisión.

Guía de asistencia al periodo de dilatación

En general se intentará evitar el ingreso de aquellas gestantes que no cumplan los criterios para considerar que están en fase activa parto (dinámica uterina regular,borramiento cervical >50% y una dilataciónde 3-4 cms.) Al ingreso se realizará la valoración clínica y obstétrica habitual:

  • Evaluación del riesgo
  • Toma de constantes
  • Exploración vaginal
  • Comprobación del estado fetal con monitorización cardiotocográfica.
  • Verificar las analíticas previas y realizar, si fuera preciso, los estudios necesarios (grupo y Rh, serologías, pruebas de coagulación, etc...)
  • Valorar las necesidades de la mujer: la paciente podrá estar acompañada en todo momento por la persona que ella elija. La presencia de otros profesionales que hayan podido intervenir en el control de la gestante antes del parto y que sean ajenos al centro, dependerá de la posibilidades estructurales de cada unidad.
  • Se debe facilitar a la parturienta la adopción de la posición (sentada, acostada, deambulando, etc...) que le reporte un mayor confort.
  • Enema opcional (a solicitud de la mujer o por necesidad).
  • No restringir la ingesta de líquidos (agua, te, zumo,...) durante el trabajo de parto, sobre todo en procesos prolongados. Se deben evitar los lácteos y los alimentos sólidos. Se puede permitir que las mujeres con trabajos de parto que progresan normalmente, ingieran comidas livianas si lo necesitan.
  • Favorecer la micción espontánea. El sondaje vesical sólo se practicará si fuera necesario.
  • Permitir a la gestante el uso de ropa personal e interior, así como objetos personales, música, etc,...
  • Control del dolor: informar a la gestante de los medios que el centro dispone para el alivio del dolor. La analgesia de elección es la epidural,a la menor dosis posible que permita el control del dolor, con el fin de producir el mínimo bloqueo motor y permitir que la parturienta deambule o adopte aquella postura que le aporte un mayor comodidad.

Si la parturienta desea analgesia epidural, la Monitorización fetal debe ser continua.

Facilitar apoyo psicológico y si se dispone, medidas físicas coadyuvantes.

  • Valorar la canalización de una vía intravenosa: no hay datos para poder evaluar la eficacia de tener canalizada una vía intravenosa durante el parto. La prudencia aconseja tener una vía canalizada y salinizada por si más adelante fuera preciso el tratamiento intravenoso. Sin embargo, en las gestantes que deseen un parto no intervenido y no exista riesgo de hemorragia posparto, podría obviarse la canalización de una vía venosa.
  • La mujer ha de saber que en caso de necesidad y según los protocolos, en determinadas circunstancias será necesario administrar algunos medicamentos (oxitócicos, ergotínicos) o realizar profilaxis antibiótica (rotura prematura de membranas, portadora de estreptococo agalactiae, fiebre intraparto, ...), pero siempre será informada previamente de la conveniencia de dicha aplicación. Toma de constantes (tensión arterial, pulso y temperatura) cada 2 horas.
  • Ser sensible a las necesidades culturales y a las expectativas de las parturientas y su familia.
  • Transmitir a la gestante y familiares más cercanos, de forma comprensible, completa y concisa, la información disponible sobre el estado actual del parto, dándoles el apoyo humano que este momento requiere, para que conociendo la realidad de los hechos puedan tranquilizarse.

Expulsión

La expulsión de la cabeza fetal se hará de la formamás lenta y controlada posible.

La presión sobre el fondo uterino, podrá ser utilizada sólo con la intención de ayudar al desprendimiento de la cabeza, pero en ningún caso para facilitar el descenso de la presentación.

Es importante realizar una adecuada protección del periné para minimizar el riesgo de desgarros.

No se separará al recién nacido de la madre, excepto que sea imprescindible. La atención inicial del recién nacido se ha de hacer, siempre que sea posible, en la propia sala de partos y en presencia de los padres. Si se precisaran de maniobras de reanimación más profundas, a criterio del equipo que atienda al recién nacido, éstas se realizarán en una área más adecuada para tal fin.

Proceder, si fuera preciso, a recoger sangre del cordón umbilical (grupo y Rh, donación de sangre de cordón, etc...). Es recomendable en todos los partos la realización de un pH de cordón.

Tras comprobar la adecuada adaptación del bebé, si la mujer lo desea, se colocará al recién nacido sobre su abdomen, pielcon piel con su madre y cubierto con un paño seco y caliente.

Facilitar el inicio de la lactancia materna lo antes posible, siempre que no haya contraindicación para la misma.

Si deseas más información sobre los consejos para el parto, puedes ponerte en contacto con nosotros o acercarte a la Clínica Askabide, para pedir cita y ayudarte lo antes posible. Llevamos más de 30 años ayudando a nuestros pacientes.

Información sobre consejos para el parto
Clínica Askabide
España
Recomendaciones para el parto natural
© 2014 ASKABIDE.COM - Todos los derechos reservados | Desarrollo, diseño y SEO por: