Información sobre los condones

Sexología

Los preservativos actuales son muy distintos a los de antaño. Y también ha cambiado su aceptación social. Van cayendo los viejos prejuicios y las manías de algunos varones, y hoy en día el preservativo es un método anticonceptivo bien aceptado entre la población. Son muchas más sus ventajas que sus ridículos inconvenientes. El preservativo se ha introducido ya dentro del juego sexual y hay formas muy sugerentes de colocarlo. Es además -junto con la vasectomía- una buena manera de asumir y compartir la tarea anticonceptiva.

Por fin se ha logrado -¡ya era hora!- que el preservativo sea socialmente bien aceptado, tanto como método anticonceptivo, como por su eficacia ante las enfermedades de transmisión sexual.

Hace ya 12.000 años que l@s primates human@s descubrimos el papel del varón en la fecundación. Y sabemos que mientras ella pone un óvulo, él suelta nada menos que 200.000.000 de espermatozoides en cada eyaculación.

Desde que lo sabemos, ha sido un empeño constante el poder controlar nuestra dimensión reproductiva, poniendo los medios para evitar los embarazos no deseados. Medios cada día más seguros y más cómodos. Atrás han quedado ya aquellas viejas historias de que "ponerte un preservativo es como ponerte un guante de boxeo", que "resta sensibilidad", o que "para hacerlo con preservativo, más vale no hacerlo". Estamos hablando de los preservativos actuales, no de los descritos por Falopio en el siglo XVI, hechos a base de vísceras de animales, gruesos, toscos, y cosidos rudimentariamente. Estamos hablando de preservativos de látex, de 0.03 mm, finísimos, elásticos y perfectamente adaptables.

Métodos anticonceptivos

Cómo actúa. Método de barrera

El preservativo es un método anticonceptivo de barrera, de manera que retiene en su interior el líquido seminal repleto de espermatozoides. Para que haya embarazo los espermatozoides han de atravesar el cuello del útero y subir en una maratoniana carrera hasta las trompas de Falopio. Es en la trompa donde el espermatozoide se fusiona con el óvulo.

Métodos anticonceptivos

La función del preservativo es precisamente retenerlos en su interior e impedir que los espermatozoides puedan subir hasta la trompa y fusionarse con el óvulo.

Métodos anticonceptivos
Métodos anticonceptivos

El preservativo tiene muy importantes ventajas. Su seguridad, su sencillez, el no necesitar control médico. Para aumentar su seguridad, es mejor utilizar las marcas que traen ya una crema espermicida incorporada.

Al mismo tiempo, el preservativo es la mejor manera de evitar las enfermedades de transmisión sexual: sífilis, gonorrea, etc. Y la más grave de ellas, el SIDA.

Métodos anticonceptivos

Su tasa de seguridad

La tasa de seguridad del preservativo es altísima, y los problemas que se nos pueden presentar no están tanto en el material de que está fabricado o en la posibilidad de rotura, cuanto en el uso incorrecto que hagamos de él.

De hecho, muchos embarazos no deseados se producen por haber utilizado el preservativo «casi» siempre, pero no siempre. Hay quienes piensan -erróneamente- que en determinados días del ciclo no hay riesgo de embarazo, y que esos días pueden hacerlo sin preservativo. Y claro, se embarazan. Y además se extrañan.

Y otro error muy frecuente: hay quienes piensan que el preservativo es un recipiente para el momento de eyacular. Y por tanto penetran sin preservativo, están goxo-goxo, salen, vuelven a entrar y únicamente se lo ponen cuando van a eyacular. Sin darse cuenta de que para entonces el estropicio ya está hecho. Porque "antes de llover chispea", es decir, porque antes de eyacular salen unas gotas que también contienen espermatozoides. Y luego vienen esos embarazos tan «inexplicables».

Pero si no se cometen estos dos errores, si se utiliza el preservativo en todas las relaciones sexuales de penetración y todo el tiempo que el pene permanezca en la vagina, es muy improbable que tengamos problemas.

Algunas precauciones elementales

He aquí una serie de precauciones -sencillas, pero imprescindibles- para que evitar el que luego haya disgustos:

  1. Usar preservativos de buena calidad, no en las rebajas. Ahorrarnos un euro nos puede salir carísimo.
  2. No llevarlos mucho tiempo en un lugar sujeto a bruscos cambios de temperatura, por ejemplo, en el bolsillo del pantalón. Pierden sus propiedades, muy especialmente su elasticidad y su resistencia.
  3. Al igual que en los yogures, comprobar la fecha de caducidad.
  4. Hay parejas a las que se les rompen los preservativos con una frecuencia extrañamente alta. Hay que tener cuidado si se tienen las uñas largas o si se juguetea con los dientes.
  5. Dejar un pequeño espacio libre en el extremo del preservativo, en el cual se depositará el líquido seminal. Si no, es posible que se rompa.
  6. Utilizarlo conjuntamente con un óvulo vaginal (espermicida) aumenta muchísimo su tasa de fiabilidad, uno de los aspectos más importantes de cualquier método anticonceptivo.
  7. El preservativo es de un solo uso. Usar un preservativo nuevo en cada coito. Uno de cada 10 varones cree -erróneamente- que un mismo preservativo puede ser utilizado varias veces si se lava tras cada utilización. Y quienes los lavan y los tienden a secar. Y luego se les rompe. Lógico.
  8. Métodos anticonceptivos
  9. sar el preservativo en «todas» las relaciones sexuales en las que haya penetración, independientemente del momento del ciclo de ella, o de que incluso esté con la regla. O sea, siempre.
  10. olocar el preservativo antes de la primera penetración, y no sólo para el momento de ir a eyacular. El preservativo no es únicamente un recipiente para el momento de ir a eyacular. No olvides eso de que "antes de llover, chispea".
  11. Separarse antes de que el pene pierda la erección. De lo contrario, es fácil (suele ocurrir) que salga el pene, pero que el preservativo se quede dentro. Y al ir a sacarlo, lo más probable es que parte del líquido seminal se desparrame dentro de ella, y luego vengan los disgustos.
  12. Al ir a sacarlo, sujetar la base del preservativo con los dedos. Para que pene y preservativo salgan juntos.
  13. Después de usarlo, comprobar que no sale nada del contenido.
  14. Hacerle un nudo y echarlo a la basura, no por el water.
  15. No penetrar de nuevo sin preservativo después de haber eyaculado. Hay gente que lo hace, sin darse cuenta de que aunque ya haya eyaculado, toda su uretra está todavía atiborrada de espermatozoides.
  16. Si por lo que fuere ocurriera algún problema de los que hemos comentado, puedes acudir -dentro de las primeras 24 horas, e incluso antes si es posible- a la Clínicas Askabide. Si acudes pronto, el remedio es muy sencillo y efectivo.

En realidad, se trata de una serie de precauciones sencillas, completamente lógicas, y que después de haber utilizado media docena de preservativos ya se hacen automáticamente, y que no interfieren para nada el desarrollo del juego sexual. Es más, los juegos, ardores, pasiones, empinamientos, humedades y orgasmos se disfrutan mucho mejor cuando hacemos las cosas bien, sin el miedo permanente a un posible disgusto por habernos pasado de listos.

Un juego

Los hay también quienes dicen que «pararse» a ponerse el preservativo supone «cortar» la relación. Les entra la vena poética y dicen que se rompe «el encanto» y que luego ya no es como antes. Veámoslo de otra manera: los hay que para ponerse un preservativo cortan la relación, le dan la espalda a la moza, lo sacan secretamente de la cartera, se lo ponen de mala manera y montan un cuadro... El preservativo, como el pene, o como una teta, no son sino juguetes con los que jugamos durante el encuentro sexual. Si el sexo es para nosotros un juego, una fiesta, el preservativo no es sino un juguete, con el que podemos hacer unas risas, que te lo puede poner ella. Recientemente decía en televisión una profesional que ellas suelen ponerlo con la boca. No está nada mal, eh? Pues es cuestión de practicar.

Métodos anticonceptivos

El preservativo en cifras

  • El preservativo apareció por primera vez en Egipto, alrededor del año 1350 a.n.e.. Su uso iba más destinado a evitar la propagación de enfermedades de transmisión sexual que como anticonceptivo, y estaba fabricado con tejido fino encerado. Hoy se fabrican en un látex finísimo.
  • En fábrica, los preservativos se hinchan con 25 litros de aire a presión, para probar su fuerza y resistencia.
  • Los preservativos miden unos 17 cm de largo -más que suficiente, colega- y el diámetro de la base es de unos 5 cm.
  • Existen más de 30 estándares distintos de fabricación de preservativos en todo el mundo.
  • Se calcula que actualmente unos 75 millones de parejas en todo el mundo usan el preservativo con regularidad.

Si deseas más información sobre los Condones o quieres usarlo con método anticonceptivo, puedes ponerte en contacto con nosotros o acercarte a la Clínica Askabide, para pedir cita y ayudarte lo antes posible. Llevamos más de 30 años ayudando a nuestros pacientes.

Información sobre los condones
Clínica Askabide
España
Profiláctico, Profilácticos
© 2014 ASKABIDE.COM - Todos los derechos reservados | Desarrollo, diseño y SEO por: